Lorenzo Herrera y la ingratitud de los venezolanos

La Esfera 1950 febrero (66)El 14 de enero de 1960, Lorenzo Herrera se encontraba en casa de su hermana Cruz, quien lo cuidaba luego de una bronquitis que había sufrido días atrás durante una actuación al aire libre en el restaurant Pro Venezuela de El Paraíso.

El cuadro se complicó, y un ataque al corazón obligó que fuera llevado a una clínica particular para practicársele los primeros auxilios, sugiriéndose su traslado al Puesto de Socorro ubicado en la esquina de Salas, en el centro de Caracas, donde fue sometido a una cámara de oxígeno. Sigue leyendo

Anuncios

Los 100 de Juan Vicente

DSC_0143

Se dice fácil, pero cumplir 100 años (y los que faltan) es el resultado de una vida llena de satisfacciones, pero también de desencantos. Ambas ha sabido sobrellevar Juan Vicente Torrealba, quien arriba al centenario de su natalicio lleno de recuerdos, éxitos, lamentos, y una lucidez que ya muchos (incluyéndonos) quisieran.

En 2014, tuvimos la oportunidad de entrevistarle, de compartir con él parte de sus recuerdos; de tener frente a nosotros a una referencia obligada de nuestra música, a ese orgullo del que todos los venezolanos deberíamos conocer, hablar y tararear sus canciones…

Sigue leyendo

Gracias Billo

048fe-billo21Era de noche, no recuerdo exactamente la hora. Lo cierto es que, como “niño bueno”, ya estaba en mi cuarto acostado cuando desde la sala de la casa escucho la fanfarria de Venevisión que anunciaba el Extra con José Sánchez Guillot dando la noticia del fallecimiento de Billo Frómeta. Mi padre le había subido adrede el volumen al televisor, pues sabía que aún no me había dormido; luego se acercó a mi habitación para preguntarme: ¿Oíste?  Y ahí estaba yo, con mis escasos 10 años, llorando “a moco suelto” por la muerte del director de la Billo´s Caracas Boys, orquesta de la cual me autocalificaba (desde mi concepto infantil) como “fanático”, cosa que despertaba la curiosidad de muchos adultos y la chanza de mis compañeros de 5to grado, quienes no lograban entender cómo podía gustarme esa “música de viejos” en vez de los ritmos de moda en ese entonces. La verdad es que yo tampoco sabía.

Sigue leyendo