Hasta que por fin vino Jorge Negrete

                                                                                                                                                                                                                                 negrete_charro “Se asegura en el ambiente que el gran cantante y actor Jorge Negrete, finalmente arribará a Venezuela el mes próximo (mayo), pero ya estamos habituados a quedarnos vestidos y sin la visita”. Así reseñaba la columna Sintonizando la onda, del diario Últimas Noticias, el anuncio de la presentación que tendría el llamado “Charro cantor” en tierras venezolanas.

Y es que no pocas fueron las ocasiones anteriores en que se daba por hecho que el ídolo del cine y la canción ranchera visitaría Venezuela, pero por alguna u otra razón no se concretaban: “Sencillamente por falta de tiempo. Desde hace cuatro años he estado por venir, pero muchos contratiempos lo habían impedido”, declaraba Negrete a la prensa venezolana tras su llegada, el jueves 11 de mayo de 1949.

Para ese entonces, Negrete era una figura consagrada. En su haber ya tenía el éxito de cintas como Así se quiere en Jalisco, Cuando quiere un mexicano, Me he de comer esa tuna, No basta ser charro, Jalisco canta en Sevilla, entre otras, donde había afianzado la imagen del charro mexicano; esa imagen de la que, se dice, estuvo algo reacio de interpretar, hasta que fue convencido por el cineasta Ismael Rodríguez para protagonizar, en 1941, Ay Jalisco no te rajes.

Atrás quedaban aquellos tiempos de instrucción en el Colegio Militar, al que ingresó a los 14 años de edad.

“Yo era primer teniente del Ejército mexicano. Me enamoré casi locamente de una muchacha de unos 16 años. Todas las tardes la seguía hasta que una vez descubrí que era una cantante. Yo entré al local donde cantaba mi amiga y, no recuerdo cómo, pero esa vez fue mi primera actuación”, recordaba Negrete ante los periodistas que asistieron al Hotel El Conde, donde se hospedó junto con los integrantes de su inseparable Trío Calaveras (“quienes me han hablado excelencias de esta tierra”) y su hermano David Negrete.

Negrete conversando con periodistas venezolanos en el Hotel El Conde.

– ¿Qué piensa usted de sus actuaciones en Venezuela, que se llevarán a efecto en un circo de toros?
– Como artista yo tengo el mismo gusto en cantar en un circo que en la propia calle. Principalmente, tratándose de Venezuela, no tengo ninguna dificultad de actuar donde sea, siempre que allí me escuche el pueblo venezolano.

1949 mayo 10 Negrete Trio CalaverasLa orquesta de Luís Alfonzo Larrain; “la pequeña gran cancionista y artista de moda”, Marina Auristela Guánchez; el Trío Cantaclaro y la animación de Roberto Hernández, sirvieron de marco al debut de Negrete, el viernes 12 de mayo en el Nuevo Circo, donde actuaría dos días más, cobrando 19 mil dólares (Bs. 70.000,00 de la época).

Era la figura principal del espectáculo transmitido a través de las emisoras del circuito Provensa (Radiodifusora Venezuela, Radio Libertador y La Voz de la Patria), a partir de las 8:30 de la noche, y patrocinados por los cigarrillos Chesterfield, cuyos representantes le ofrecieron un cocktail de bienvenida al día siguiente en horas del mediodía, a pesar de que “nunca bebo, a excepción de raras ocasiones. ¿Un poco diferente a las películas, verdad?”.

Además de las presentaciones en el coso capitalino, Negrete cantó en un acto organizado por las Asociación Venezolana de Periodistas a beneficio del Hospital Poliomielítico, y el domingo 15 en el programa Cultura Obrera, a través de Radio Nacional de Venezuela, “dedicado a todos los trabajadores”.

El Heraldo 1949 Mayo (4)La estadía de Negrete en Caracas duró más de lo previsto. Asuntos relacionados con el Impuesto Sobre la Renta lo obligaron a permanecer hasta el sábado 21, cuando partió rumbo a México, aquejado de una fuerte gripe, para filmar “Lluvia Roja”, junto a Elsa Aguirre, y una participación especial en “Una Gallega en México”, protagonizada por Niní Marshall y Joaquín Pardavé.

Antes de partir, afirmó que “tendría un gusto inmenso de filmar películas en Venezuela”, quizá rememorando su papel de Marcos Vargas en la adaptación cinematográfica de la novela de Rómulo Gallegos, Canaima (1945).

“Todo depende del tiempo. El tiempo es la guía y norma de mis actuaciones”, expresó ante la posibilidad de volver “muy pronto” a pisar tierras venezolanas, donde dejó “más amigos de lo que suponía”.

Esos amigos, y un público que lo admiraba por su talento y la humildad mostrada en sus presentaciones, se quedaron a la espera de una nueva visita.

Jorge Alberto Negrete Moreno fallecía el 05 de diciembre de 1953, a consecuencia de una Hepatitis C, en Los Ángeles, California; lejos de su “México lindo y querido”, y cumpliendo, de forma profética, la letra de aquella composición de Chucho Monge.

Héctor Acosta Rojas.

Escuche a Jorge Negrete interpretando el joropo Alma Llanera (M: Pedro Elías Gutiérrez. L: Rafael Bolívar Coronado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s