Un charro en Caracas

139733864740El 30 de septiembre de 1948, Pedro Infante entraba a los Estudios Tepeyac de la Ciudad de México para iniciar el rodaje de la cinta “Dicen que soy mujeriego” junto a Silvia Derbez y Sara García. Días después de culminada la filmación estaría preparando maletas para visitar tierras venezolanas, en donde -al igual que el resto de Latinoamérica- ya contaba con una gran cantidad de admiradores gracias al éxito de sus discos y películas.

A las 7 de la mañana del miércoles 17 de noviembre, justo un día antes de su cumpleaños 31, arribó al aeropuerto de Maiquetía para luego trasladarse a la esquina de Padre Sierra, en el centro de Caracas, y saludar a su público desde el balcón de Radio Continente; emisora donde haría su debut al día siguiente, junto al Trío Janitzio, en el programa Atracciones Lucky Strike, a las 8 de la noche, compitiendo nada menos que con su paisano Juan Arvizu, quien se estaba presentando en La Caravana Camel, a través de Radiodifusora Venezuela; y una debutante Celia Cruz en Radio Caracas Radio.

Un charro en Caracas“Estoy encantado de encontrarme en Caracas, ciudad que visito por primera vez y de la cual ya tengo muy buenas impresiones”. Así declaró Pedro a la prensa de aquel entonces, al tiempo que solicitaba “que llegue hasta el público venezolano mi saludo cariñoso. Espero que mi presentación caiga bien y haré todo lo posible por complacer a los que me dispensen la gentileza de oír mis canciones”.

Y efectivamente así lo hizo, a pesar de que sus presentaciones tanto en radio como en el Cine Alcázar se vieron afectadas a partir del 24 de noviembre a causa del golpe de Estado que un grupo de militares (encabezados por Carlos Delgado Chalbaud, Marcos Pérez Jiménez y Luís Felipe Llovera Páez) dieran en contra del entonces presidente de la República, Rómulo Gallegos.

Restablecidas las garantías constitucionales, el ambiente artístico volvía a su normalidad y, por supuesto, Pedro retomó sus presentaciones, destacando entre ellas la que hiciera el domingo 5 de diciembre durante un acto cultural realizado en el Servicio de Terapia Ocupacional del Sanatorio Anti-Tuberculoso de El Algodonal (actualmente conocido como Hospital “Dr. José Ignacio Baldó”) y la cena de Fin de año en el hotel Waldorf de San Bernardino, donde estuvo alojado hasta el momento de su regreso a tierras mexicanas para la filmación de una nueva película, El Seminarista, donde compartiría nuevamente rol protagónico con Silvia Derbez.<

Sin saber que iba a ser la última

Era diciembre de 1956. El Coney Island de Los Palos Grandes se preparaba para celebrar sus 20 años,  y la atracción principal la constituía la presentación de Pedro Infante, quien por segunda vez visitaba Venezuela; en esta oportunidad cobrando 21.000 dólares (equivalentes a Bs. 70.350 de la época) y acompañado del mariachi Perla de Occidente, batiendo todos los records de asistencia hasta el momento.

d0b42-laesfera1956diciembre4Samuel Bekerman, socio del local de atracciones capitalino, declaró en  su momento al diario Últimas Noticias que: “Nunca habíamos tenido un lleno tan asombroso. Un domingo en que se presentó con sus mariachis tuvimos que colocar por primera vez desde la fundación del parque un cartel, avisando que se habían agotado las entradas. Esto no había sucedido nunca antes con ningún otro artista incluso con los más famosos que han estado aquí”.

La gira de Pedro incluía además presentaciones en Radiodifusora Venezuela, televisión, diferentes salas de cine caraqueñas, así como otras ciudades del país.

De ese entonces queda la anécdota del derechazo que le asestó a un empleado del local “El disco de moda” al intentar tocarle el peluquín que usaba para disimular la placa metálica que le tuvieron que colocar en la cabeza luego de un accidente aéreo que sufrió en 1952 cuando volaba de Michoacán a Cuidad de México. “No es por nada, mano, pero no tenía por qué hacerme quedar en ridículo”, declaró a la prensa en ese entonces. Minutos después el incidente había sido aclarado sin pasar a mayores.

El día 28 saldría rumbo a Panamá a cumplir otros compromisos artísticos. Antes de irse de Venezuela quedó abierta la posibilidad de volver a ser contratado para diciembre del año siguiente. Por supuesto, ni los empresarios ni él imaginaban que la muerte le sorprendería aquel fatídico 15 de abril de 1957.

Héctor Acosta Rojas

Escuche a Pedro Infante durante una de sus presentaciones en el Teatro Principal de Caracas (Noviembre, 1948)

Escuche a Pedro Infante durante una presentación en Radio Carora, estado Lara. (Diciembre, 1956)

Anuncios

Un pensamiento en “Un charro en Caracas

  1. Muy buen aporte amigo Héctor, simplemente sin palabras escuchar unas cuantas canciones en vivo de este grande de Mexico en Caracas, no se si tendra el material del concierto pero seria grandioso si pudiera compartirlo porque encontrar un concierto de Pedro Infante esta muy dificil.

    Gracias y Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s